Liceo Isidora Aguirre Tupper celebra su aniversario número 60.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

Feliz cumpleaños para Liceo “Isidora Aguirre Tupper de San Rosendo”

En el año 1958, en un día como hoy, 02 de mayo, se logra obtener el beneplácito del Ministerio de Educación, para que en San Rosendo funcione un Liceo Anexo al Liceo de Hombres N° 2 de Concepción, bajo cuya tutela estaba la función administrativa y pedagógica, lo que ocurre solo hasta Cuarto año humanidades, (5° y 6° debía ser cursado en Concepción).

Fueron años difíciles, no había un edificio adecuado (por años se trabajó en el ex hospital de San Rosendo) y por otros hubo que deambular en sedes sociales y deportivas ante la destrucción de casa y edificios, por efectos del terremoto de 1960. En el año 1966, el Liceo de San Rosendo empieza a funcionar con administración propia y emerge desde sus aulas el primer Sexto Año de Humanidades, quienes dejan para la posteridad una escultura con el busto de la insigne poetisa Gabriela Mistral, cuyos valores humanos eran asumidos por el colegio en ese entonces (obra que se mantiene con los nombres de ese curso, a la entrada del edificio actual).

Como el aporte de Ferrocarriles era oneroso (traslado gratis para profesores, giras de estudios, carbón para calefacción y otros) por años recibió el nombre de “LICEO FERROVIARIO DE SAN ROSENDO”.

Con la reforma educativa del año 1978, a este colegio se le asigna letra y número, las que fueron dadas de acuerdo a la matrícula de cada establecimiento, en el caso local, y por tener menos de 800 alumnos, se le denominó  LICEO C-72.

Con la municipalización de la educación en el año 1981, se fusionan las Escuelas Básicas 1142 (Ex N° 5 de Hombres)  y 1141 (Ex N° 12 de Mujeres), que funcionaban en pabellones contiguos  – (en efecto la Escuela de Hombres se anexa a la de Mujeres) –  dejando un pabellón libre, al cual se traslada el Liceo desde sus antiguas dependencias usadas en las décadas de los años 60 y 70.

A inicios de la década de los años noventa, se permite por parte del ministerio, que cada colegio adopte un nombre que identifique al colegio con la comunidad en que está inserto, fue así entonces como se presentó y se aceptó por el Mineduc el nombre de “ISIDORA AGUIRRE TUPPER”, en honor a la gran dramaturga chilena, quien paseara el nombre de San Rosendo por nuestro país y por tantos países del mundo, al presentarse en ellos la gran obra de Teatro “La Pérgola de las Flores.

En el transcurso del año 2014 se anexa al Liceo, la Escuela Básica “MIGUEL LUIS AMUNATEGUI” transformándose así en la sección Básica de Liceo “Isidora Aguirre Tupper” de San Rosendo.

El Liceo mantiene su identidad, ya que para el Ministerio de Educación conserva su nombre y RBD (Rol base de Datos), pero se transforma en una unidad educativa con alumnos desde Pre Kínder a Cuarto año de Enseñanza media, formando una entidad con alumnos y apoderados muy distintos y con sus propios interese e ideales, que es tarea nuestra poder amalgamar en un solo núcleo con intereses y principios comunes.

Pero, aun así, es necesario conocer y reconocer el pasado de una Escuela con un siglo de historia. Por ello cabe destacar que la “Escuela Miguel Luis Amunategui F-1141” tuvo una vasta trayectoria; el espacio donde se ubicaba este establecimiento, en el pasado albergó a la Escuela Superior de Hombres Nº 5, con tres pabellones de madera, demolidos después del terremoto de 1960.

Posterior a ello, entre los años 1961 y 1962, se  realiza la construcción – (con fondos de la Alianza para el Progreso provenientes del gobierno de Estados Unidos de América para la reconstrucción de las provincias afectadas por los sismos de 1960) – de un  edificio de sólida estructura  con dos pabellones contiguos para albergar a las dos escuelas primarias existentes en la comuna en aquel entonces, la Escuela Superior de Mujeres N° 12 – (la que hasta antes de la catástrofe, funcionaba en una vieja estructura de madera en calle Baquedano 89 construida a comienzos del siglo XIX  y la Escuela Superior de Hombres N° 5. (que funcionaba en tres pabellones de madera en el mismo terreno reconstruido).

No fue sino hasta en el año 1991 que la “Escuela Básica F-1141” adopta un nuevo nombre en honor al historiador y político chileno Miguel Luis Amunátegui. Veinte y tres años después, empieza a funcionar bajo el alero del Liceo local, ya no como escuela propiamente tal, sino como sección básica de un renovado establecimiento educacional – el LICEO “ISIDORA AGUIRRE TUPPER”.

 

 

 

                                                                                         Reseña de Profesor Pedro Leiva Conejeros.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *